viernes, 15 de febrero de 2008

City of speed lights


En una ciudad en la que se corre es más difícil volar. Volar ya es difícil de por sí, pero uno tiene sus alas y no puede dejarlas perder. Las alas son bonitas.
Un lugar grande hace las cosas pequeñas. Esto último es mentira, claro está. Las alas siguen grandes.
Foto: The Mico

2 comentarios:

Fran^^ dijo...

ohhh, Fer, te has hecho una cosa molona de estásssss! yo lo ten´´ia en proceso, pero no hay tiempo, Seguro qu ehablas de elda:):)

Anónimo dijo...

Las alas es lo más preciado que tenemos (yo las guardo en un rincón de mis sueños... shhhh) y es una lástima que muchos se las dejen olvidadas por el camino.
Hazme un favor... no pierdas nunca las tuyas.

Yakamoz