domingo, 24 de mayo de 2009

Flores de otoño


Se quebrantan ramas en el interior, un bosque entero y, siento, un desasosiego, un viento, las hojas se caen. El otoño por dentro. Una flor se asoma, millones de hojas caídas y un riachuelo. En el riachuelo, un salmón, y en el salmón las ganas por remontar el río. Naranja, marrón y rojo. Me tumbo y espero. Todo tan horrible, todo tan hermoso, todo tan ruidoso, todo tan tranquilo. Tanta muerte y yo tan contento. Busco primaveras, y lo que de verdad quiero es no encontrarlas y que las hojas no crezcan y que las flores perezcan. Quiero quedarme tranquilo, quiero quitarme los zapatos, quiero quitarme el corazón y guardarlo en la corteza de aquel árbol. Deseo una sonrisa por dentro, nada por fuera, sentarme y no preocuparme, sentir las hojas con los pies, el viento con la cara y escuchar los latidos del corazón con eco.

4 comentarios:

Khiara dijo...

Es bonito, las etiquetas esta vez se corresponden :P

Me gusta lo de "En el riachuelo, un salmón, y en el salmón las ganas de remontarlo"

Besets ^^ (_*)

baobab dijo...

Genial me ha encantado... a veces los contrarios estan juntos, muchas veces dentro de nosotros y el salmón siempre a contracorriente es su naturaleza...

SerendipitY dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SerendipitY dijo...

Hola! No tengo mucho tiempo, o mejor dicho nada para leer tu blog y los que tengo abandonados, tal es el caso del mio, que anda en la cuerda floja, pero me encanta como escribes... despues de este mesecito andaré más por aqui.
Espero que la lluvia te haya inspirado para una nueva entrada o ayudado a estudiar un poquito! besos. Chao